Archives

All posts for the month September, 2007

industrialesGran parte de la acción se desarrolla entre dos ciudades cercanas: Siete Caminos y Bella Crocce.
Es  un relato a varias voces, surge la idea después de que un comunicador reúne a unos amigos y los invita a escribir sobre lo que pasa en sus ciudades y en los caminos que los unen.
La vida de los camioneros Juan Pedro, Antonio y el viejo se funde con las  historias de los pescadores y sus familias.
Lo que da cohesión es eso que pasa en los trayectos  y sobre lo cual, cada uno, sabe un poco. Buscan, los protagonistas, brindar una imagen de lo que pasa en sus propias narices a diario.
Los narradores aluden a las peregrinaciones a la basílica de la virgen, las otras caminatas hacia el lugar de veneración del santito, los peajes que deben pagar quienes transitan por las rutas. Todos buscan su sustento y dialogan, manifiestan sobre sus necesidades y los recursos existentes en las vías de comunicación terrestre y en las aguas del río Manguruyú.

PENTAX DIGITAL CAMERASiempre se ha hablado del silencio como la mejor respuesta y lo suscribo totalmente. Hay muchos tipos de silencios, unos abrazadores y otros repulsivos, y todos cargados de efectividad comunicativa. A pesar de a simple vista ser signo de indiferencia, es una de las mejores forma de comunicación, al provocar en el receptor una respuesta primero de incomprensión y, tras unos segundos, se torna comprensión. Actúa de conciencia, de espejo e incluso de conclusión.

Pero muchas veces, no es posible tirar de la ausencia de expulsi ón de aire y dejarlo todo a la mirada o la disposición del cuerpo. Elegir una respuesta adecuada no es fácil y requiere de agilidad mental. No soy un maestro del silencio, para eso están las enseñanzas de Buddha y reconozco que mis palabras no fluyen ni impactan como se espera de mí. Me excuso en mi complejo por tener una voz horrible, y este mecanismo de defensa se me viene abajo como un muro de arena cuando caigo en la cuenta de que carezco de agilidad mental. ¿Cuántas veces hemos dudado entre decir lo que pensamos o lo que la otra persona quiere escuchar? Cuando esta duda se convierte paulatinamente en discusión escolástica y somos conscientes de ello, el silencio es la mejor respuesta. Volviendo a la pregunta, cualquiera tiraría del sentido común y me respondería entre risas que lo que pensamos aun a sabiendas que quizás no siente bien a la otra persona es lo correcto. Si elijo esta opción, la de exponer mi verdad al juicio público, es posible que enmarañe la cuestión sobre la que se me pide opinión. Si por el contrario, digo lo que mi interlocutor quiere escuchar, puedo producir un bien mayor, ya que creo que forma parte de la condición humana el intentar contrarrestar lo que otro dice. Como decía Hobbes, el hombre es un lobo para el hombre, y por eso creo que actuamos así, sin fiarnos cien por cien de los demás.

Concluyendo para no hacer pesada mi exposici ón, el silencio, como ausencia de palabras o de nueva información, es la mejor respuesta. Aprender a usar esta herramienta mágica es esencial para savoir vivre, como explica Raimon Panikkar en Invitación a la sabiduría.